capitaltech

La creación de equipos de trabajo efectivos no es una leyenda

¿Por qué optar por la modalidad de equipos de trabajo en las empresas? ¿Vale la pena definir grupos diversos para llegar a la misma meta?

¿Qué tienen de diferente estos dos personajes y por qué a pesar de convivir en las “mismas” condiciones laborales su postura difiere ampliamente?

El Génesis

Comencemos por definir qué es un equipo. La RAE lo describe como un grupo de personas organizado para una investigación o servicio determinados, básicamente un conjunto de dos o más personas que toma acción hacia un objetivo en común. Ahora, en la práctica, ¿qué es un equipo? Suelen ser varias personas reunidas en el mismo espacio físico con distintos niveles de interés en el tema a tratar que se verá reflejado en su actitud hacia éste y sus compañeros. A veces fingen ponerse de acuerdo, a veces siguen adelante con sus actividades sin la menor comprensión del tema y al final del día, esperan que la importante presentación del nuevo servicio, el objetivo de las constantes y arduas reuniones, o el producto de su trabajo individual se verá reflejado.

Entonces, ¿qué realmente debería ser un equipo? Un equipo debe ser una agrupación de personas comprometidas con cada uno de los miembros, que comparte un método de trabajo, una visión y un propósito. De esta manera, vemos la significativa diferencia que es la comprensión del hecho de que su éxito dependerá del trabajo de cada uno de ellos. En el ámbito empresarial, esto es de vital importancia, pues no sólo es juntar a cierto número de personas, presentarles la meta y pedirles atentamente que debe lograrse; el proceso debería iniciar desde la justificación puntual del por qué se decidió agrupar a determinados individuos para lograr determinado objetivo. Esto último también requiere de una observación detallada pues, ¿qué tal que cuentas con el equipo de trabajo ideal pero termina separándose por no haberles otorgado un rumbo fijo? ¿O conduce a la empresa en una dirección distinta a la esperada o necesaria? Es poco probable que estas situaciones tengan una conclusión positiva, que sí podría suceder, pero es estadísticamente bajo.

¿Qué acciones tomar para generar equipos de trabajo efectivos?

  • Fomentar un ambiente laboral que propicie el trabajo en equipo, así como ser ejemplo de ello. Esto no sólo transformará el actuar de los miembros y su motivación, sino que te ayudará a identificar sus habilidades y cómo integrarlo a un equipo.
  • Invertir en capacitaciones.
  • Seleccionar a los integrantes. Tras identificar sus competencias, será mucho más sencillo asignar roles relevantes para lograr compartir la misma visión y propósito.
  • Establecer estructura y limitantes. Detectar cuánto pueden lograr y en qué periodos de tiempo, considerando desde sus actitudes, hasta las normas de conducta que se deben acatar.
  • Definir reuniones periódicas que permitan revisar los avances y experiencias de cada integrante, evaluar el progreso del equipo y detectar áreas de oportunidad.

¿Cuáles son los beneficios que traerá la aplicación de equipos de trabajo?

  1. Participación colectiva. Dada la promoción del diálogo abierto, no habrá lugar para las distinciones, ayudando que hasta el más introspectivo de los integrantes participe y enriquezca el proceso.
  2. Liderazgo compartido. Pasará a ser un rol variable que todos podrán llegar a ejercer, junto con otras responsabilidades y esfuerzos que desconocían podían desarrollar.
  3. Incremento de la motivación, tanto dentro del equipo, como hacia afuera, siempre de la mano de la visión y el propósito que se quiere cumplir.
  4. Reciprocidad y cooperación fortalecidas, tanto en acciones como en ideas.
  5. Mayor creatividad en el espacio de trabajo.
  6. Sentido de pertenencia. La lealtad de tus colaboradores se verá afectada positivamente, lo que generará un efecto dominó significativo en otros factores a largo plazo.

Cuando se haya llegado a este punto, el siguiente reto será mantener esos niveles de productividad, colaboración, participación y creatividad.

Es posible que esta metodología de trabajo sea la estrategia clave que necesites para destacar en el actual ambiente empresarial competitivo.

Fuentes: Entrepreneur, La Caja de Herramientas Comunitarias, Merca 2.0, Proceso, Real Academia Española.